Local

Taxistas piquenses, entre el trabajo y la prevención

Siguen trabajando, como lo hicieron siempre. Aunque ahora con mayores medidas de seguridad. Para sus pasajeros, pero fundamentalmente para ellos. El COVID-19 no les permite quedarse en su casa, necesitan el mango diario para comer y vivir. Ellos están exceptuados de la cuarentena, también brindan un servicio fundamental en este tiempo.

Los vimos, y charlamos con ellos. Coincidieron en que «no levantamos más de dos pasajeros por auto». A esto agregan que, obviamente, deberán sentarse en el asiento trasero. Aseguran también que «evitamos darnos vuelta para charlar con el pasajero cuando nos detenemos».

Por supuesto, tanto taxistas como remiseros también andan con su kit de limpieza e higiene personal. No es raro en los vehículos afectados a este servicio ver alcohol en gel, desinfectantes en aerosol y barbijos en ellos. ¿Guantes? por ahora no, pero no se descarta nada. «Creemos que con la desinfección y el lavado correcto estamos bien», dicen.

Consultados por el uso del barbijo, dicen que cada vez mas pasajeros los usan. Muchos por temor, o porque prefieren extremar los controles. «Por las dudas lo usamos, estamos en contacto con mucha gente y no siempre todos lo tienen puesto así que evitamos ese contacto», finalizan antes de salir a buscar otro pasaje que los reclama.

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba