Judicial

Las pruebas del doble homicidio en Rancul fueron encontradas en el basurero de Pico

Desplazaron a Emanuel Morales, jefe de la Agencia de Investigación Científica (en la foto, al momento de asumir). El fiscal Agüero confirmó los hechos y aclaró en principio que la prueba extraviada y luego recuperada no fue utilizada para la investigación, sí la carga probatoria que él mismo junto a la fiscala Campo trasladaron desde Rancul.

El flamante jefe de la Agencia de Investigación Científica de Pico, Emanuel Morales, fue sumariado y desplazado del cargo al que hacía días había asumido. También se le inició una causa penal. El error, o desaprensión, que cometió fue no custodiar correctamente la prueba del primer caso importante en el que intervino: el doble homicidio de Rancul. Parte de la carga probatoria terminó en una bolsa de consorcio en el predio de Residuos Reciclables Urbanos (RRU).

El grave episodio, que podría haber provocado que se cayera la causa contra los detenidos, ocurrió en el mes de noviembre y recién ayer El Diario pudo confirmarlo. Consultado al respecto, el fiscal general de la Segunda Circunscripción, Armando Agüero, explicó lo actuado desde la Justicia para impedir que la investigación naufragara y las acciones que se tomaron con el responsable.

Morales asumió al frente de la AIC el 8 de noviembre del año pasado y, con poco más de un día al frente de la dependencia, el 10 de noviembre, le tocó intervenir quizás en el caso más importante de su corta carrera y que conmocionó a la provincia: el doble homicidio de Rancul. Dos jóvenes ingresaron a los domicilios de Héctor Lappetina (88) y Jacinto Tallone (87), a quienes golpearon con brutalidad y a uno de ellos hasta le abrieron las llaves de gas para asegurar su muerte, con el fin de robarles una pocas pertenencias de muy poco valor.

Ese mismo día, los fiscales de Pico viajaron hacia Rancul y también lo hicieron los miembros de las agencias de Investigación Científica de Pico y de Santa Rosa, por la complejidad de los delitos y el importante trabajo de recolección de pruebas a realizar. De hecho, ese mismo día se detuvo a los supuestos autores, dos jóvenes de apellido Pino (24) y Quintero (19), y también se detuvo a otros dos hombres que fueron luego liberados.
Luego de trabajar durante toda la jornada del domingo en Rancul, el fiscal general Armando Agüero junto a la fiscala Verónica Campo regresaron ya de madrugada a General Pico con una importante cantidad de elementos probatorios para analizar, parte de la cual se envió inmediatamente al laboratorio genético y los resultados fueron los esperados.

Extravío

Mientras los fiscales regresaban a Pico, en Rancul continuaron con diversos peritajes los miembros de las dos AIC para reunir otro cúmulo de elementos que fueron trasladados luego en una bolsa de consorcio.

Vale recordar que cada prueba debe recolectarse y luego procesarse bajo una serie de medidas estrictas, lo que se denomina “cadena de custodia”, y si alguno de esos procedimientos no se respeta le da la chance a la defensa de los imputados a impugnar la prueba y, llegado el caso, hacer caer la causa.

Lo que ocurrió, días después del doble homicidio, fue que esa bolsa de residuos con las pruebas que trasladaron los peritos quedó en un pasillo de la AIC de Pico, y no dentro de la sala utilizada específicamente para custodiar dichos elementos, sala que además queda bajo llave de noche. A la mañana siguiente, el personal contratado para la limpieza encontró una bolsa de consorcio, supuestamente con residuos, y la dejó en la calle por donde la levantó el camión recolector.

Esa misma mañana miembros de la AIC y de otras dependencias policiales acudieron de inmediato al predio de Residuos Reciclables Urbanos para rescatar lo extraviado. “Llegaron desesperados”, apuntó gente de los RRU, de hecho se paralizó toda la actividad, hasta que finalmente con filmaciones y fotografías de todos los movimientos se logró rescatar la bolsa con los elementos.

Todos los movimientos dentro y fuera de la AIC quedaron registrados por cámaras de seguridad.

Fiscal

Consultado sobre el hecho, el fiscal Agüero confirmó los hechos y aclaró en principio que la prueba extraviada y luego recuperada no fue utilizada para la investigación, sí la carga probatoria que él mismo junto a la fiscala Campo trasladaron desde Rancul. De lo ocurrido en la AIC fueron puestos en conocimiento el juez de Control y la defensa de los dos imputados, para informarles que esos elementos probatorios no iban a tenerse en cuenta y así la causa no corre peligro.

Agüero relató luego que “a partir de lo ocurrido iniciamos una investigación penal, lo comunicamos al procurador general (Mario Bongianino) qué había pasado y quién era el responsable, el jefe de la AIC (Morales), porque la AIC depende de Procuración. Así como pusimos en conocimiento al juez y al defensor”.
Sobre la causa penal contra Morales, el fiscal adelantó que “se tomaron declaraciones testimoniales a los empleados de limpieza, a todo el personal de la AIC y tenemos todas las filmaciones que permiten conocer cómo fue que esa prueba terminó en los RRU”.

Y agregó que “la Procuración inició también un sumario administrativo y el titular de la AIC fue desplazado del cargo por esta situación”.

El nombramiento de Emanuel Morales, al que llegó por concurso, fue destacado por tratarse de un civil al frente de una dependencia integrada y dirigida históricamente por policías. Hoy lo reemplaza en Pico quien fuera antes jefe de la AIC, el uniformado Diógenes Hernán Miranda, a la espera del nuevo concurso.

Foto y Fuente: El Diario de La Pampa

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba