Sociedad

Graciela busca a su madre biológica: «Mamá, no te juzgo; me diste la vida»

Un nuevo caso de búsqueda de identidad se dio a conocer a través de la página de Facebook Busco Madre Biológica La Pampa. “La vida pasa, la gente se va y se lleva el secreto y lo que buscas es algo que te pertenece: tu verdadera identidad. Busco mi identidad: soy Graciela Campanari”, expresó la mujer.

Nació el día 17 agosto de 1963, según certificado médico otorgado por el doctor Antonio García Rodríguez, Matrícula 03878. Es un médico que trabajaba en el Hospital Rivadavia, dijo.

“Según familiares mi ‘madre de crianza’ se internó y salió conmigo del hospital, pero tengo dudas porque ella también era voluntaria de la Ex Casa Cuna y podría haberme sacado de ese lugar también”, contó.

“Mi certificado figura que nací en avenida Derqui 5127 de Capital Federal, es decir en mi domicilio particular y consto en ese acta como ‘hija legítima’ de Elba Dora Teves y Aurelio Lino Campanari”, completó.

“Todos los que sufrimos esa falsa filiación , los que sufrimos la sustitución de identidad, además de anular el derecho a conocer nuestro origen; se vulnera también la salud al dejarnos sin historial de enfermedades genéticas”, sostuvo Graciela.

“En el año 2017 me hice mi ADN en Family Tree, y hoy sigo buscando mis orígenes, es un camino lento pero no bajaré mis brazos hasta encontrar mi familia de origen. Viví años con una identidad falsa”, dijo.

“Mamá, no te juzgo, no tengo reproches porque me diste la vida, y si bien quienes me criaron me dieron ‘todo’ (no me faltó amor). Te busco. Versiones familiares me informaron que me estuviste buscando (dos oportunidades) cuando vivíamos en Buenos Aires”, completó.

El caso de Graciela Campanari es uno de los muchos que se dieron a conocer a través del grupo Busco mama biológica. Una página creada por Andrea Langhoff, la mujer que con su historia de vida destapó una red de apropiación y venta de bebés hace unos 40 años en la ciudad de General Pico.

Andrea aún no encontró a su madre, pero permitió que otros lo hagan. Hace un tiempo anunció que, hartada por la falta de resultados, abandonaba su lucha. Luego, sin embargo, la retomó.

Está radicada en  Glew. En el año 2003 visitó Pico, luego de que sus padres adoptivos le revelaron que no eran sus verdaderos progenitores, pero nunca quisieron o pudieron decirle a Andrea quién era su madre biológica. Por su búsqueda, destapó una increíble historia de adopciones irregulares que se sucedieron durante años, en una trama de complicidad entre médicos, enfermeros, autoridades del Registro Civil, adoptantes y familiares, que recién en estos últimos meses tuvo una respuesta más sólida en la Justicia Federal, donde está radicada la causa por “supresión de identidad”.

Fuente: Textual

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba