Judicial

Mujer fue condenada por estafas con tarjetas de crédito

María Estela Bazán, una acompañante terapéutica de 35 años, fue condenada hoy a siete meses de prisión de ejecución condicional, por resultar autora del delito de defraudación por uso de tarjeta de crédito como delito continuado.

El conflicto penal se resolvió por el procedimiento de juicio abreviado, que fue convenido entre el fiscal general de Santa Rosa, Guillermo Alberto Sancho, el defensor oficial Martín García Ongaro, y la propia imputada, que reconoció la autoría de los hechos. La sentencia fue rubricada por el juez de control, Carlos Matías Chapalcaz. El damnificado, al ser informado de ello, también prestó su conformidad.

En el legajo quedó demostrado que Bazán utilizó, sin autorización, tarjetas de crédito Visa de un hombre para realizar adelantos de efectivo en cuotas y compras en Mercado Libre, entre el 9 de mayo y el 27 de noviembre del año pasado, por un total de 102.964 pesos.

“Los datos de estas tarjetas los habría obtenido por haber sido empleada” del propietario de ellas, “realizando tareas en su domicilio durante un período de dos años, hasta febrero de 2018, fecha en la que renuncia”, detalla el fallo.

“No solo se cuenta con el reconocimiento y aceptación de responsabilidad realizado por la acusada al suscribir el acuerdo de juicio abreviado, y posteriormente ratificado en audiencia de visu, sino que la prueba existente permite afirmar que los hechos se encuentran debidamente acreditados”, indicó Chapalcaz.

“A dicha conclusión arribo, considerando que se incorporó como prueba de cargo, en el marco de la investigación fiscal preparatoria, la denuncia del propietario de las tarjetas de crédito –cuyos dichos se corroboraron con los informes suministrados por el Banco de La Pampa, entre los cuales obran los resúmenes de la tarjeta de crédito–-, y el informe confeccionado por Mercado Libre, del cual se desprende las operaciones realizadas mediante Mercado Pago”, agregó.

“La imputada, siendo empleada del denunciante –una persona mayor de 78 años–, abusó de la confianza que le brindara el empleador, y utilizó sin autorización y en desconocimiento del titular, sus tarjetas logrando obtener un desprendimiento patrimonial para su beneficio particular. Corresponde señalar que fueron 14 hechos similares, realizados de manera habitual durante el transcurso de seis meses, y todos bajo la órbita de un mismo delito”, concluyó Chapalcaz.

El juez –que en los abreviados no puede dictar penas superiores a las requeridas por el Ministerio Público Fiscal– le impuso a Bazán el cumplimiento de reglas de conducta por dos años, atento a la condicionalidad de la pena (fijar domicilio y no ausentarse de él sin autorización del juez encargado de la ejecución de la sentencia; y someterse al cuidado de la Unidad de Abordaje, Orientación y Supervisión de personas en conflicto con la ley penal).​

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba