Judicial

Menor condenado tras haber sido sorprendido serruchando un barrote de la ventana del IPESA

Un joven de 18 años, que al momento del hecho tenía 17, fue declarado autor y penalmente responsable en orden a los delitos de daño simple, lesiones leves y amenazas simples, todos ellos concursando en forma real entre sí.

La sentencia fue dictada por el juez de control santarroseño, Carlos Ordas, en el marco de un juicio abreviado rubricado por la fiscala Cecilia Molinari, el defensor oficial Juan José Hermúa, la asesora de Menores, Graciela Massara, y el propio imputado. El damnificado, al ser informado de ello, también dio su consentimiento.

¿Cuál fue el hecho probado? El 20 de agosto del año pasado, a la medianoche, un auxiliar operativo del Instituto Provincial de Educación y Socialización de Adolescentes (Ipesa), sorprendió al menor “serruchando un barrote de la ventana de la habitación –donde se encuentra residiendo actualmente– y, al intentar quitársela, este comenzó a insultarlo”, dice el fallo.

“Al ingresar a la habitación otro operador, el imputado le propinó un golpe de puño en el rostro. Asimismo, dañó el placard de madera e inició fuego en cercanías de la puerta –añade el texto–. Instantes después, le pegó con un palo en el rostro al auxiliar, causándole una herida cortante. Por último, mientras se encontraban en la ambulancia rumbo al hospital, le dijo a este último: ‘yo ya voy a salir y te voy a degollar como al otro, voy a buscarte a vos y también a tu familia’”.

Durante la investigación fiscal preparatoria se incorporaron como pruebas, el acta de denuncia, declaraciones testimoniales, una historia clínica, fotografías y el acta de la inspección ocular al lugar, entre otras.

“Debe merituarse especialmente la declaración de la víctima, que resultó concordante con la información brindada por el Servicio de Sanidad Policial, con la historia clínica, con el informe técnico y las tomas fotográficas”, dijo el juez en la sentencia.

“Así, concluyo que el acuerdo formulado por escrito, en el cual se asentaron los hechos de manera clara y precisa, la prueba de la que se dispuso, la calificación legal y el concreto pedido de declaración de autoría y responsabilidad penal –con el expreso reconocimiento de su participación por parte del imputado–, dándose de manera oportuna debida intervención a la Asesoría de Niños, Niñas y Adolescentes (….), todo ello resulta conteste con los términos requeridos por la legislación vigente y por reiterada jurisprudencia provincial respecto de la procedencia del instituto en cuestión”, acotó Ordas.

Por último, además de la declaración de autoría y responsabilidad, el magistrado dispuso que se envíe una copia de la sentencia al Juzgado de Niñas, Niños y Adolescentes de la Primera Circunscripción Judicial.

Foto ilustrativa.

​ 

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba