Sociedad

Piquenses por el mundo: Daiana González, y su eterna luna de miel

Ella es de nuestra ciudad, pero hoy la vida la encuentra en el sudoeste asiático. Junto a su pareja, esta Diseñadora Industrial, recorre el mundo y también fue parte de la sección del programa Cinco por Semana (100.5).

«Esto arrancó en abril de 2018, comenzó como una admiración a toda la gente que viajaba. Cuando con mi marido veíamos como mucha gente salía y conocía el mundo así que nos propusimos a hacer lo mismo», contó en el segmento.

Siguiendo con la charla, explicó que lo que comenzó como un deseo terminó siendo esta realidad. «Fue una forma de plantearnos el por que no nosotros», destacó en el aire de Radio 5.

Tras un ahorro para las siguientes vacaciones, vino el casamiento y «la eterna luna de miel».

«Vendimos todas nuestras cosas, regalamos otras y donamos también. Empezamos por Europa, conocimos un poco de Italia, el norte y también Roma. Después estuvimos en Francia, y parte de España con Ibiza, Barcelona y Formentera», señaló.

De ese itinerario, en la charla también contó que luego recayeron en Andorra. «Nos fuimos a hacer temporada allá, y en esas cosas que salen en la temporada de invierno nos picó el bichito de ir a conocer el sudeste asiático y así ya llevamos casi un mes acá y tenemos tres meses aún», agregó.

Daiana González viaja con su esposo, Cristian Acevedo. A sus 31 años asegura que también tuvieron miedos al momento de encarar esta aventura maravillosa. Expresó también que si bien nunca se había subido a un avión ahora no la bajan por nada del mundo.

«Nos costó tomar la decisión, costó tomarla. No es todo tan simple pero es agarrar y decir lo hacemos, dar ese primer paso y la verdad es que me encantó. Se disfruta mucho y el miedo se termina pasando, porque el miedo siempre es a lo desconocido».

«Con Cristian nos conocimos en Córdoba, en la Facultad. Ahí empezó esta locura», afirma entre risas la Diseñadora.

«Nosotros principalmente empezamos con una idea, mas que nada fueron las ganas de querer viajar y nos pusimos un objetivo. Apenas teníamos un ahorro para las vacaciones y dijimos bueno, viajamos. Ahí compramos el pasaje, analizando cual era el mes del año mas barato para hacerlo. Y compramos los pasajes. En ese momento eran unas 8 cuotas que además nos sirvió para salir con las tarjetas vacías», explicó.

Al aire, desde Saigón, contó que se sacrificaron muchas cosas previas a viajar. «Vivíamos con los dos sueldos, con el mas chico vivíamos y el mayor lo ahorrábamos. Al principio empezamos a viajar con todos nuestros ahorros y después nos encontramos con la temporada de invierno en Andorra que nos posibilitó trabajar y ahorrar. Que también se puede hacer lo de viajar y trabajar, se puede cambiar trabajo por hospedaje y eso te permite conocer muchísimo y seguir ahorrando, y conoces culturas diferentes, mucha gente», señaló.

En la charla expresó que conociendo gente se enriquecieron mucho culturalmente compartiendo con tanta gente. «Hoy en internet tenés la posibilidad de conocer mucho sobre estos voluntariados que sirven para cambiar trabajo por alojamiento, por alojamiento y comida o en algunos casos para sumar un poco de dinero. A medida que vas viajando empezas a conocer gente divina, que quizás necesitan una ayuda, quizás no profesional, pero podes ayudar de diferentes maneras y ellos están muy felices de eso y por supuesto nosotros también», agregó.

«Por el momento hemos hecho Tailandia y Vietnam. Es una cultura muy diferente a la nuestra pero son personas maravillosas, te llenan el alma con la sonrisa que tienen. Tiene horarios muy diferentes a los nuestros, debido al calor de la zona empiezan su rutina en horas de la madrugada para aprovechar mejor. En cuanto a la comida hacen mucho frito, con condimentos mas picantes, mas especiadas. También sopas, arroz, fideos, caldos», señaló en cuanto a las características del lugar que hoy los acobija.

Explicó que en Tailandia el clima es húmedo, pesado. Pero en Vietnam, al norte, están mas marcadas las estaciones. «Al sur, no. Calor, lluvia, y no lluvia, no hay mucho mas», dijo. «Igual la lluvia no afecta, por momentos es una bendición que llueva por la cuestión climática, pero no es ningún impedimento», asegura.

«Tailandia nos conocemos la parte de playas, pero si en Vietnam y son hermosas. Sabemos que en Tailandia son aun mejores», destaca. Consultada acerca de precios en las comidas, asegura que «es barato para el turista».

«Comparado con Europa, acá es mucho mas económico. Comer es económico, obviamente es caro el llegar por el tema de pasajes. Pero comer o alojarse es económico, con mucha diferencia en precios. y el viaje es largo, mínimo son 15 horas», cuenta en la mañana del 100.5.

«Algo muy gracioso es que por ejemplo el ‘Hola ¿cómo estás?‘ que decimos nosotros para ellos es ‘Hola ¿ya comiste?’ porque su nivel de felicidad se basa en la cantidad de comida que hay. Es mas, acá sale mucho mas barato comer afuera que comprar los ingredientes y cocinarla. Hay una muy gran oferta gastronómica», cuenta Daiana.

«Acá hay mucho equipamiento urbano, y mucha gente haciendo deporte en la calle. No se ven personas obesas, generalmente son flacos», asegura.

«Messi y Maradona, es lo único que conocen de nosotros y que pudimos entablar conversación. Pero si se muestran con muchas ganas de hablarnos, y de interesarse. Y acá quien sabe inglés es una gran facilidad, porque casi todos acá lo hablan. Pero no es una barrera, es mas, desde las aplicaciones o mapas se puede comunicar uno. Es una comodidad saber hablarlo pero no considero ningún impedimento para quienes vengan», destaca también la joven viajera.

Caos vehicular

«El lío existe, mayormente en Vietnam. Bangkok tambien, y cada uno tiene su propio transporte. Sea un auto, una moto o bicicleta, acá dicen que les sale mejor tener su transporte que andar en el público. Salvo las ciudades muy grandes el resto no está muy comunicado, además es muy caro también», asegura. «Vietnam no tiene leyes de tránsito, cada uno hace lo que quiere y se comunican con la bocina. Están todo el tiempo tocando bocina, y así explican las maniobras que hacen, uno tiene que ir cruzando en linea recta y al mismo tiempo, Es su orden, de una forma muy caótica, es raro que te cedan el paso», señala también sobre el final de la charla.

Sin casi pensarlo, repite que lo que extraña es «el asado, es único». Pero también la calidez de a gente, y esa manera que tenemos de siempre estar afectuosos. «Hay una cuestión de proximidad, de sentir el cariño del resto, de verte con otro y darte un beso o un abrazo. Acá hay mucha sonrisa pero falta un poco de calidez también», cuenta.

«Tenemos tres meses mas por el sudeste asiático, que fue lo que originalmente fuimos planteando. Queremos conocer un par de países mas, como Malasia, Camboya, Filipinas, y alguno que vaya apareciendo. Y quizás volver a Andorra para hacer algo mas de dinero y seguir. Pero no tenemos un punto final como para decir bueno, ponemos un cierre y volvemos a una vida continua», finalizó Daiana González, en el aire de Radio 5.

Si tenes algún familiar o amigo, que sea de General Pico y esté viviendo en alguna parte del mundo podes avisarnos al 2302 547132 y lo contactamos para que salga en el aire del programa 5 x Semana en nuestra sección de Piquenses por el mundo.

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba