País

«Tenemos que convencer al que está enojado, pídanle perdón en mi nombre», arengó Macri en su cierre de campaña

El presidente Mauricio Macri cerró este martes la campaña porteña en el microestadio de Ferro, donde pidió «convencer» a los votantes «enojados»con su gobierno y pidió perdón a quienes esperaban cambios más rápidos. «Tenemos que convencer al que está enojado, pídanle perdón en mi nombre», arengó.

En ese contexto, embistió contra el Frente de Todos al asegurar que “no hay futuro en el pasado” y afirmó que “hoy, más que nunca”, necesita «del apoyo de todos» para «cambiar la Argentina para siempre».

«Sabemos que falta, pero también sabemos que en lo que hemos hechos tenemos que encontrar la esperanza para encarar la segunda etapa», sostuvo durante su discurso en el barrio porteño de Caballito.

Se trató del primero de los cierres de campaña de la coalición oficialista: el miércoles Macri estará en Córdoba y el jueves en Vicente López. El microestadio Héctor Echart de Ferrocarril Oeste estuvo colmado de dirigentes y militantes. Por esas cuestiones de la política, 24 horas antes Hugo Moyano había rechazado una reforma laboral desde el mismo lugar.

Todos los discursos de la tarde tuvieron un mismo hilo conductor. Los oradores destacaron la importancia de votar en las PASO y rememoraron los amargos comienzos de la gestión porteña y las inundaciones que azotaron al distrito capitalino. «El año que viene se va a volver a inundar, el próximo también, después también y no se inunda más, no se inunda más. ¡Carajo!», gritó un Macri cuasi poseído desde el escenario circular que utiliza el PRO para este tipo de actos.

Las palabras del presidente levantaron a las tribunas que le respondieron con un «Para Mauricio/ la reelección». El mandatario pidió también «convencer a ese que todavía está enojado y cree que todo tendría que haber sido mucho más rápido».

Alrededor del escenario se ubicaron los candidatos, funcionarios y los principales dirigentes del espacio, como Marcos Peña, Gabriela Michetti, Nicolás Dujovne y Esteban Bullrich. El ministro de Hacienda no dejó ni por un segundo de mirar su celular, tal vez atento a la cotización del dólar que se había disparado ayer después de la baja del Yuan chino.

DiarioTextual

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba