Provincia

El río Atuel volvió a correr

A pesar del corte que lleva adelante la provincia de Mendoza desde hace 70 años, en Algarrobo del Águila el agua volvió a correr sobre el cauce del río Atuel desde el pasado sábado y el oeste pampeano ofreció una postal distinta.

Según informaron desde la Secretaría de Recursos Hídricos de La Pampa, el caudal alcanza los tres metros cúbicos por segundo y no se trata de un acto de bondad por parte de Mendoza, sino que el cauce registrado es producto de las eventos climáticos que se registraron en la provincia cuyana durante los últimos días.

El titular de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, dialogó con LA ARENA y explicó que «hace unos días que ingresa agua» en el cauce del Atuel producto de «los drenajes y de lluvias intensas que se han dado en el sur de Mendoza y ha hecho que se mantenga la escorrentía».

«En Vinchuqueros estamos en el orden de los tres metros cúbicos por segundo», agregó y precisó que esto «hizo que empezara a escurrir agua en Algarrobo del Águila».

El funcionario provincial enfatizó en que se trata de «agua de lluvia y de drenaje», por estos motivos la corriente de agua en el cauce del Atuel «es algo temporal porque «no tiene conectividad con el Atuel» que Mendoza embalsa.

En ese sentido, Schlegel señaló que ante esto no se tiene previsibilidad. «Es una de las cuestiones que nosotros tanto criticamos, tenemos agua de golpe, por lluvia ahora, y no era esperado. Tampoco sabes qué día se va, no lo prevés porque no tenés conectividad en el Atuel. Esa incertidumbre tan grande es lo que nos perjudica tanto», denunció.

Sin respuestas.

En diciembre de este año se cumplirán dos años de la histórica resolución que adoptó la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en la que ordenaba restituir el ecosistema del oeste pampeano afectado por el corte del río Atuel y la realización de un plan de obras, al considerar que el agua es prioritariamente un elemento de la naturaleza antes que un objeto de producción.

En aquel momento, el gobierno provincial se mostró optimista ante el fallo. Sin embargo, el tiempo pasó y la negativa de Mendoza se impuso gracias a su aliada estratégica, Nación, por lo que la sentencia aún está sin cumplir.

A pesar de la falta de respuestas, La Pampa no bajó los brazos y se mostró esperanzada tras el último fallo que emitió la Corte, donde rechazó el pedido de inconstitucionalidad de la Ley de Preservación de Glaciares, ley 26639, presentado por la minera Barrick Gold, y definió que el agua es ante todo un componente del ambiente e imprescindible para la calidad de vida, y que su función económica está subordinada a aquellas.

«Esperamos que la Corte esté del lado de la Naturaleza y nos devuelva el Atuel», sentenció Schlegel.

Solución y obras.
Durante la última reunión del Comité Ejecutivo de la Comisión Interjurisdiccional del Atuel Inferior (CIAI), que se llevó a cabo el pasado jueves 30 de mayo, La Pampa volvió a exigir que la provincia de Mendoza cumpla con lo resuelto por la Corte Suprema y restituya de una vez por todas un caudal fluvioecológico mínimo. Desde Mendoza argumentaron que la solución «está asociada a obras» y que esperan que Nación envíe los fondos.

Durante el encuentro, la delegación pampeana denunció el incumplimiento de la resolución que adoptó la Corte Suprema de Justicia de la Nación en diciembre de 2017 y que «no se está recomponiendo el ecosistema del noroeste pampeano, que se sigue degradando». En ese marco, demandaron que la provincia de Mendoza provea «en forma inmediata el caudal hídrico apto para la recomposición del ecosistema».

Sin embargo, los representantes de la provincia cuyana resaltaron el esfuerzo realizado para la elaboración de distintos proyectos que no fueron aceptados por nuestra provincia y se excusaron en que «la solución está asociada a obras que aumenten la oferta».

Al respecto, los representantes pampeanos reiteraron su postura y afirmaron que «el caudal hídrico apto debe ser otorgado sin la sujeción a obras».

Fuente: Diario La Arena (www.laarena.com.ar)

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba