Cultura

La Aldea, recorriendo todos los caminos: “La ruta 188”

La Ruta Nacional 188 es una ruta argentina, que tiene su km 0 en el Puerto de San Nicolás de los Arroyos, en la Provincia de Buenos Aires y finaliza en la ciudad de General Alvear, en la Provincia de Mendoza. En su recorrido de 803 km pavimentados, vincula cuatro provincias argentinas: Buenos Aires, La Pampa, San Luis y Mendoza.

El tramo de la 188 que pasa por la Pampa tiene un trazado de 157 kilómetros. En nuestra provincia, recorre el límite norte del territorio pampeano y atraviesa en esos kilómetros de extensión tres departamentos: Chapaleufú, Realicó y Rancul. 

Realicó.

Realicó es el nombre que identifica al pueblo y al departamento que se halla en el norte de la Provincia y uno de los principales puntos de referencia en el recorrido de la 188. Realicó en la lengua de los mapuches significa plato de agua, indicando que en aquella zona existe una laguna con esas características. Otras versiones indican que la laguna aludida es en realidad la que menciona Lucio Mansilla: El cuero, ubicada al sur de la Provincia de Córdoba, varias leguas más al norte de Realicó.

Su fundador fue Tomas Mullaly, un bonaerense, hijo de inmigrantes irlandeses. Los terrenos donde se asienta fueron rematados por Eduardo de Chapeaurouge, el viernes 1 de marzo de 1907 mientras que el sábado 2 tuvo lugar el acto fundacional. El ferrocarril ya circulaba aún antes de que el pueblo se fundara. Para 1903 los trenes traspasaban los médanos y los montes de la zona.

Maisonave.

Maisonave fue fundado el 9 de julio de 1906, en el departamento Realicó. Según cuentan las crónicas, en 1882,  una vez desalojados los indios que estaban asentados allí, se procedió efectuar un remate público de las tierras. Así se poblaron aquellos campos, mas tarde el paso del ferrocarril intensifico el desarrollo económico y demográfico del pueblo. El 25 de mayo de 1903 se inauguro la estación, de un tramo ferroviario, que en 1905, ya cubrió Chamaicó, el último asentamiento pampeano antes de que las vías pasen a la provincia de San Luis.

Paraje “El Tordillo”

Entre Maisonave y Parera se ubica el paraje del Tordillo. Una historia antigua cuenta que, en aquel paraje, al borde de la gran rastrillada del oeste, tenia sus toldos un capitanejo ranquel, dueño de un tordillo. Cuando su dueño murió, el tordillo fue enterrado junto a él, para que lo acompañara en su viaje. De aquel tordillo habría tomado su nombre el paraje. Otras fuentes, en cambio, atribuyen el nombre a la presencia de unos médanos, formados por una arena negruzca y semi cubiertos de olivillos y coirón, vistos desde lejos, aquellos médanos, tenían la coloración de un tordillo.

Quetrequén.

Hondonadas solitarias, esa es la interpretación que los indios consideran como la más acertada del término Quetrequén aunque también se inclinan a creer que puede venir de un paraje llamado Fhota Trequen (grandes hondonadas) situado en la Provincia de San Luis, y al que los cristianos llamaban utratrequen. Ambas definiciones son perfectamente compatibles porque los ranqueles que dominaban la zona llamaban así a la comarca quebrada y cubierta de monte, donde no había tolderías permanentes, ya que la región carece de agua, apenas faltan las lluvias ocasionales. La característica topográfica de la región, marcada por profundas depresiones del terreno, servía a los indios como refugio seguro, cuando eran perseguidos por las patrullas fronterizas, al término de sus incursiones en tierra de cristianos.

El lugar se  prestaba no solo para escabullirse, sino también para aparecer de sorpresa y emboscar a los perseguidores. Internarse en estas tierras sin la guía segura de un baquiano que conociera la región, era muy peligroso. Las tropas que se aventuraban a entrar en aquellos campos se perdían y eran diezmadas por la sed y los ataques de los indios tal como le ocurrió al General Emilio Mitre, en 1858, cuando intento una expedición contra los ranqueles.

Rancul.

El nombre de Rancul, como Realicó, también designa a un pueblo y a un departamento del norte pampeano. Rankul es en la lengua de la tierra, la planta de caña dura que crece en los lugares húmedos, el carrizo. En esta zona se asentaron los araucanos que con el tiempo tomaron el nombre de esa planta abundante en la zona, los Rankulches, la gente de los carrizales, mas conocidos como Ranqueles. Al oeste y al sur abundan los caldenes, dice José Álvarez en Los pueblos de La Pampa,

Rancul se fundó entre montes el 20 de noviembre de 1903, el nombre original de la localidad fue Villa Jardon, por ser los hermanos Jardon quienes donaron las tierras para que se emplazara el pueblo.

Chamaicó.

El termino Chamaicó, que designa al paraje, es una deformación de la palabra clamaico que significa tres aguas. El nombre fue recogido por el ferrocarril y al parecer era el de una laguna existente en la que los indios, que habitualmente recorrían la cercana rastrillada de los chilenos, habían excavado tres jagüeles y de esta manera accedían a este vital recurso, aun en épocas de extrema sequía. Lo cierto es que en Chamaicó, incluido dentro del ejido de Rancul no hay mas que la vieja estación Ferroviaria.

La Leyenda de la Tinajera.

Una antigua leyenda ranquel, recogida por Enrique Stieben, cuenta que una legua al norte de Chamaicó, para el lado de Córdoba, existía un corpulento Caldén, que tenia en su tronco principal un hueco profundo donde se juntaba el agua de lluvia, a ambos lados de aquel cuenco, y el árbol extendía dos grandes ramas, como brazos implorando al cielo. Los ranqueles llamaban a aquel caldén la tinajera y le atribuían un origen portentoso. La tinajera era obra de dios, decían, que había sido capaz de troncar un mal por un gran bien. En aquel sitio, habría terminado su vida de mala manera un cautivo llamado Tomas Guevara. Al parecer, Guevara robó dos caballos del cacique y se interno en el desierto pampeano, buscando volver a Rio Cuarto en donde había sido cautivado. La sed le quitó los caballos primero y después lo puso al borde de la muerte a él mismo. Así, casi muerto de sed, lo encontraron unos indios que recorrían la gran rastrillada. Pero lejos de ayudarlo, por el contrario, Guevara fue martirizado y al final lo enterraron hasta la cintura en una vizcachera cercana, dejando solo sus brazos afuera. Con el tiempo de aquella vizcachera nació un retoño de caldén, con un cuenco en su tronco principal que recogía el agua de la lluvia y dos grandes ramas extendidas al cielo, implorando. Aquel que había muerto de sed en el desierto por obra de dios, ahora proveía el agua a los viajeros.  

Para conocer más La Pampa ingresá en www.laaldeatv.com.ar

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba