Judicial

El “ventilador” de D’Alessio sopló hasta nuestra provincia: involucró al Fiscal Federal de La Pampa con el periodista de Clarín, Daniel Santoro

El operador de prensa del Grupo Clarín, Daniel Santoro, se mostró interesado ante el actual fiscal federal de La Pampa, Leonel Gómez Barbella, por una causa en la que está involucrado Marcelo D’Alessio. Y el fiscal le dijo: “Es un tema de la Bonaerense, yo en esto no me puedo meter”.

Eso ocurrió según el relato que el propio D’Alessio le hizo al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, según consta en el auto de procesamiento.

La causa es una especie de caja de Pandora del entramado de una mafia que tiene patas policiales, judiciales, mediáticas y de los servicios de inteligencia.

La extensa declaración indagatoria de D’Alessio, más lo que pudo rescatarse de parte del material contenido en sus teléfonos celulares y computadoras, permitió ir confirmando algunos datos de la investigación en la que se evalúa si existió una asociación ilícita dedicada a extorsionar personas bajo amenaza de ser acusadas judicialmente.

La columna vertebral de esa operatoria es la llamada “causa de los cuadernos de la corrupción”, montada en base a una serie de fotocopias.

El fiscal Carlos Stornelli está complicado: fue citado a indagatoria para el próximo 7 de marzo. En ese mismo marco, Santoro -que escribe en el diario del Grupo Clarín y hace programas televisivos- quedó escrachado como colaborador de allegados de la ex-SIDE, a tal punto que fue relevado del programa “Animales Sueltos” cuando trascendió que incluso reclutaba y facilitaba información de sus compañeros panelistas.

El nombre de Santoro como parte de toda esa red salió de boca de D’Alessio, que en afán de defender su posición se dijo una víctima de una maniobra de inteligencia más grande aun, sobre la que soltó algunos supuestos datos.

La mención al fiscal de La Pampa

En ese marco fue que D’Alessio refirió a una causa en la que se lo investiga por supuesto lavado de dinero. Dijo que “me di cuenta que era una cama. Quiero ir a mi casa, no soy un estafador, no soy un extorsionador. Fácil, me suicido o me van a matar”.

Y aludió a la causa judicial que -argumentó- le iniciaron como “un vuelto” a partir de que decidió investigar asuntos oscuros. Declaró entonces: “Dicen que un gendarme encontró tirado en la calle en los tribunales de Lomas de Zamora, junto con los flyers de las pizzas y todo eso, un sobre blanco que se lo entregó al Juzgado del Dr. Villena”.

Villena es Federico Villena, juez federal de Lomas de Zamora. D’Alessio le dijo a Ramos Padilla: “Si se fijan en Internet está el anónimo que dice que yo soy poderoso, que tengo un helipuerto en Estados Unidos, que tengo un boliche que se llama Savia, que era lavador de narcotraficantes y con eso me abrieron una causa sobre averiguación de ilícito que está abierta desde el año 2016, es la causa de Villena…”

En ese momento agregó: “Entiendo que Daniel Santoro lo llamó al fiscal por esa causa que ahora está en La Pampa. Yo estaba con él cuando llamó y dijo el fiscal ‘es un tema de la Bonaerense, yo en esto no me puedo meter’. Se lo pueden preguntar a Daniel Santoro”.

El fiscal aludido es Leonel Gómez Barbella, que actualmente se desempeña en el Juzgado Federal de Santa Rosa.

No hay más alusiones, al menos en esa declaración (en la página 67 del procesamiento), al funcionario. Después, D’Alessio sigue dando su punto de vista y ataca a Villena: “No tengo ninguna sociedad en Estados Unidos, ya se los aclaro. Yo lo escuché a Villena al momento del allanamiento a los gritos diciendo ‘tráiganme la plata, saquen los relojes’. Los relojes son réplicas, son arte, salieron en los medios diciendo que tenía relojes por un millón de dólares, pero va a ir un perito y va a verificar que son todos réplicas que fui comprando desde el año 1999. Fui vendiendo los taxis de Ñembo y Valumar, le vendí una oficina en Madero a Cabrera que ustedes tienen ahí, fui vendiendo todo, no me queda mucho más”.

“Villena quiere demostrar que me estoy insolventando. Villena es amigo del jefe de Bagoliuk. El poder de daño que tienen es infinito”, añadió. Bagoliuk es Ricardo Bagoliuk, un excomisario acusado de participar en las extorsiones, que tiene amplia llegada con la número 2 de Inteligencia que puso el macrismo, Silvia “La Turca” Majdalani.

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba