Judicial

Estafas con casas alpinas: Kaiser podría ir preso

En la última audiencia del juicio, Fernando Kaiser pidió disculpas a los damnificados. Había firmado los contratos y cobrado para construir veinte casas alpinas pero nunca concretó las obras.

El fiscal Juan Bautista Mendez pidió tres años de prisión de efectivo cumplimiento para el empresario Fernando Kaiser, acusado por estafar a veinte familias que contrataron la construcción de casas prefabricadas. Esta semana se desarrolló el juicio oral y público. Los querellantes solicitaron una condena de 4 años y seis meses para el propietario de la empresa “Mi Estilo Viviendas”. Por su parte, la defensa del empresario pidió una pena menor, de un año, de ejecución condicional.

Los alegatos de las partes se escucharon en la Ciudad Judicial el viernes pasado. Kaiser pidió hablar al final de la audiencia y pidió disculpas. La jueza Alejandra Ongaro dará a conocer la sentencia el próximo miércoles a las 22 horas. La acusación es por estafas reiteradas en la construcción de las viviendas alpinas.

Durante el juicio declararon algunas de las víctimas. Entre 2015 y 2017 se registraron las maniobras. Kaiser firmó los contratos peor nunca hizo las viviendas. El perjuicio económico se estimó en su momento en 1,5 millones de pesos.

“Les vendía un buzón”, graficó el fiscal durante el alegato. La empresa nunca  terminó las casas. Los abogados querellantes sostuvieron que se aprovechaba de personas que caían en sus promesas alentados por el “sueño de la casa propia”.

El alegato defensivo hizo hincapié en el contexto económico, la caída en la construcción y que muchas empresas “se fundieron” durante el período analizado, para intentar aliviar la responsabilidad del empresario.

“Hubo factores internos y externos que hicieron que no pudiera construir, nunca pasó por mi cabeza quedarme con algo que no me corresponda”, dijo el acusado cuando, al final de la audiencia, pidió disculpas. Kaiser estuvo detenido durante tres meses luego de permanecer prófugo durante varios días. “Me tocó emocionalmente, pero más me afectó la condena social”, aseguró.

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba