Local

Hace años estuvo en Pico: El Obispo expulsó de La Pampa a un sacerdote

El obispo de La Pampa, Raúl Martín, expulsó de la provincia a un sacerdote ultraconsevador que estaba en La Pampa desde hace más de 23 años, según dejó trascender este último en los últimos días. Según el párroco Luis Murri, la decisión se habría tomado a partir de una “persecución” en su contra, con el argumento de que es demasiado “conservador” o “tradicional”, y por no aggiornarse a prácticas “modernistas” en la liturgia católica. Murri estuvo hace 18 años en Pico y fue causante de un conflicto en un instituto secundario, que terminó con su desplazamiento del lugar.

“El actual obispo, Monseñor Raúl Martín, me dice que me debo ir. ¿La razón? Según él, ‘cosas que rompen la unidad’, mi ‘pastoral ‘no suma’ en la diócesis, mi ‘estilo sacerdotal y mi formación’, no se adaptan al molde de la ‘iglesia pampeana’”, explica Murri en una carta que difundió el portal conservador católico “Adelante la Fe”. Este sitio tiene posturas abiertamente críticas hacia el actual papa Francisco.

Murri cuenta que llegó a la diócesis de Santa Ros en 1995, porque el obispo de entonces,  Fidel Brédice, había pedido sacerdotes prestados al Obispado de San Rafael, cuando apenas tenía tres años y meses de ordenado. La peor persecución hoy viene del seno de la misma Iglesia. No de la Iglesia fiel, la Esposa Santa del Verbo Crucificado, sino de aquella falsa iglesia, la “Gran Ramera” (Ap. 17, 2), adúltera, prostituida en sus dogmas, en su moral, en sus costumbres, en sus criterios, en sus pastores, vergonzosamente desposada con el mundo”, se queja en el mensaje .

Sobre las razones en las que el obispo Martín basó su decisión, dice: “hay agravios que elogian”.“Gracias por haberme dado, durante todos estos años, la coherencia de la fe, la santa intransigencia para no ceder, toda vez que se me presionó, y hasta se me obligó, para obrar contra tu Ley, contra tu Iglesia y contra mi conciencia”, agrega. “Me siento honrado por “no haber sumado” látigos en las espaldas de Jesucristo, por no haberme adaptado al molde de la “unidad” que se me quería imponer, sobre todo en los últimos años”, señala en otra parte de la carta.

Hace 18 años estuvo en Pico y fue muy cuestionado

Murri estuvo durante varios años al frente de las parroquias de Quemú Quemú, Ingeniero Luiggi, Embajador Martini y Alta Italia. Últimamente se desempeñó en la iglesia de 25 de Mayo, pero ahora fue trasladado a Mendoza.A medidados de 2008 el diario La Arena había denucniado una estrecha vinculación de Murri con dirigentes filonazis. En ese momento, estaba en Luiggi, y se lo describía como admirador del sacerdote Alberto Ignacio Ezcurra Uriburu, fundador del grupo nacinalista y filonazi Tacuara.

En 2006 presentó un libro titulado “Hacia la cumbre” que recopila las alocuciones radiales de Murri en el programa que tuvo en una emisora quemuense junto a otros colaboradores. Además, fue colaborador de la revista Cabildo.

A comienzos de 2000 tuvo que dejar de dar clases de un colegio católico de General Pico por la denuncia de varios padres por su adscripción a lo más conservador de la Iglesia. El sacerdote Luis Murri, además, fue separado como formador religioso de un instituto secundario de la ciudad de General Pico en uno de sus pasos por el sistema educativo. Había sido contratado cuando estaba a cargo de la parroquia de Quemú Quemú para dar “orientación católica” a alumnos del ciclo secundario. Pero los directivos tuvieron quejas de parte de padres y madres de alumnos de la institución por algunos excesos en los contenidos de sus clases -según testigos llegó a hablar de métodos como la autoflagelación- y los descontentos pidieron a las autoridades su separación en el año 2000.

Fuente: El Diario de La Pampa

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba