Judicial

Una empleada denunció por acoso al Senador Marino

Una empleada del Congreso denunció en las últimas horas al senador Juan Carlos Marino por acoso sexual. Hasta el momento, el legislador no ha respondido para que dé su versión.

La empleada, incluso, dijo que Marino habría pretendido hacer una “operación” contra Javier “Colo” Mac Allister, quien es uno de los precandidatos a gobernador.

La denuncia fue radicada este miércoles en la Fiscalía Federal Número 4, pero fue a sorteo y le tocó al juzgado de Ariel Lijo. El fiscal Federico Delgado es el que va a impulsar una acción para investigar al legislador.

Según lo que la mujer presentó ante la Justicia, hubo hechos de abuso en donde involucra al senador y a uno de sus colaboradores.

“El senador estipuló que mis funciones fueran desempañadas desde mi domicilio. Nunca tuve un trato de amistad ni de confianza, sí de respeto por su función”, comentó en el texto presentado. “Ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí. Para mí era un desafío profesional por mi formación académica. El senador nunca leyó ninguno de mis informes”, aseguró en la presentación Claudia G.

Dentro de los detalles que dio figuran algunos mensajes que recibió a través de su teléfono. “Al mes de empezar a trabajar,  comencé a recibir mensajes de WhatsApp a mi celular que conservo actualmente. En esos mensajes me decía ‘¿Dónde estás?’ ‘¿Dónde vivís?’ ‘Voy a estar por allá; me doy una vuelta’ ‘Preparate, que voy a tu casa’. Me enviaba videos alusivos al sexo”, manifestó.

También dejó aclarado que no tenía vínculo, ni de confianza, ni de amistad. “Los mensajes -dijo- me los mandaba constantemente, varias veces por semana”. Lo más fuerte de su relato tiene que ver con el momento en el que estuvieron sin una tercera persona. “Una vez que nos encontramos solos directamente me tocó los pechos y me preguntó cuándo íbamos a tomar un café, me dijo que aguardara su llamado que en cualquier momento nos veíamos”, recordó.

“Los días siguientes a este episodio me llamó insistentemente a mi teléfono celular, para que nos veamos. Yo nunca atendí.  Sentí asco y mucho miedo por lo que había sucedido“, cerró.

DiarioTextual

 

2018. General Pico. La Pampa. Argentina.

Arriba